Oh

by

¡Exhibición! ¡Exhibición! Se llama
El fútbol: su poesía y la nuestra.
En materia de paisajismo
no es distinta de aquel sofá
donde comíamos bizcochitos de grasa
acabado el cigarro caro agridulce.
Oh-Yon Suk,
se repite la historia
veinticuatro años después
vuelven a enfrentarse Argentina y Corea.
Esta vez para nosotros juegan
Batman (Boca)
Superman (River)
Flash (San Lorenzo)
Flecha Verde (Racing)
y Detective Marciano (Velez).
Tu papá, Oh,
difícilmente se enoje si alentás
otra vez a este equipo sobrehumano.
Difícilmente te entienda cuando hablás
supercastellano y en el oeste
seducís a la 99
arriba del 86.
No digo que los inmigrantes se dividan
entre aquellos a los que hay que explicarles el gol a los ingleses o no.
Digo que tu viejo no te quería con esa camiseta
y no porque cotizara en euros.
Yo una vez fui inmigrante y no conseguí llevar cuadros
a los museos, pero en los parques y en las nevadas
por momentos era uno más.
Y conocí el sentimiento fraterno,
el lado bueno del bodrio
de ver fútbol por televisión.
Bizcochitos agridulces por montón
y cada tanto una fuerza sobreurbana,
el que a los 15 tuvo un sueño
a los 30 es latinoamericano si es que no se durmió.
Independiente de donde haya nacido.
Te mando este saludo, Oh,
que con tu superagente mestiza
te internás diciéndole sí a esta llanura.
El resto es sueño americano,
tierra de negocios, pasión por la camiseta
que trae dolor de cabeza de restaurant.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: