Grasa

by

“Para vos todo es grasa”, me dijeron. Pero no era eso; en realidad, para mí era grasa todo lo que para esa persona no lo era. Nunca me pareció, por ejemplo, que los peronistas fueran grasas (distinto, y que pueden chorrear por todos lados, son los neoperonistas). Estoy abordando un tema muy banal, pero como los temas banales son los más teorizables me animo y sigo. Siempre entendí la grasada en un sentido muy cultural como esto: como la marca, en medio de un discurso, del fracaso en la voluntad de distinguirse, de mostrarse superior. La grasada es conminatoria en personas estudiadas y cultas, ¿si no qué gracia tiene? Grasa puede ser Alan Pauls, supongamos, y no lo es. Grasa es Pola Oloixarac cuando escribe en francés con errores. Un pifie cultural que derriba un esfuerzo intelectual tramposo, una pretensión vana: eso desnuda lo grasa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: