Elvira Hernández

by

Invitada de esta octava edición, estará leyendo el 11 de noviembre a las 18 hs en la terraza del Malba y nuevamente el día 12 en el cierre del festival, en el Teatro Mandril.

Elvira Hernández nació en el puerto minero de Lebu, sur de Chile, en 1951. Parte de su niñez la vivió en la ciudad de Chillán. En 1962 se mudó a Santiago.
Formaría parte de la llamada “generación del mimeógrafo”, de poetas que en los ’80 hicieron circular sus escritos por ese mecanismo. Así es como se conoció su libro La bandera de Chile, que diez años después de aparecido en pequeñas tiradas, en 1991, tuvo su edición en Buenos Aires en el sello de Mangieri, Tierra Firme.

María Teresa Adriasola, tal vez Elvira por lo arcaico. El Hernández lo adopté de una familia en cuyo hogar guardaba la tenida para cambiarme el uniforme escolar e irme de cimarra. Fui muy andariega, me escapaba de mi casa, faltaba a clases. Hasta fui a Valparaíso. Los Hernández me adoptaron oficialmente como hermana, ese día hubo hasta torta. Aunque dejamos de vernos, me sentí integrante de esa familia particular. Y siento que este pseudónimo opera no como un nombre sino como un heterónimo. Es el nombre para la poesía, el otro lo uso para narrativa y ensayos.. Son muchas los móviles inconscientes que influyen al adoptar un nombre. No es una la que escribe, sino que es adoptada por el nombre.

El poema largo La bandera de Chileno es mi libro preferido, pero es el que me ha dado a conocer. El libro que me ha sacado del anonimato. Aunque pienso que si lo hubiera escrito un hombre habría tenido más impacto.” En el mismo período Elvira publicó otros tres libros: ¡Arre! Halley ¡Arre! (1986), Carta de Viaje (1989) y Santiago Waria (1992).
Siguen algunos poemas de Santiago Waria:

* * *

Empresa de Demoliciones TIEMPO
siempre cerca de usted

señor vividor, señora viviente, señorita vivista
vivarachos todos, espías de la vida en general
…………. vivificantes hasta lo último
……………… vivir no es avivarse…

Arránchese en el pasado y le enviaremos el buldozer
viva el presente y caerá por su propio peso
escape al futuro y nos encargaremos de hacerle morder polvo

vixit
o vivió al día

el Tiempo devora a sus hijos
o los descompone en vida

* * *

FUENTE NEPTUNO

Te tomo la palabra. ¡Bah! ¡Qué haces aquí! Esto es peor que cruzar la Avenida Cardenal Caro. O que Escilas y Caribdis en seco. No se respira el salobre mar sino amoniaco puro. Amén del monóxido y el hollín por mil. Es el Novus Orbis vomitado: Ngechén en la Cruz y en la picana. Es la noche bajo el tridente, dando tumbos por las escalinatas, por la Escala Unica sin un peso en los bolsillos. Pronto aparecerán tus pescados de acá, la corte milagrosa para el Mirón del Cerro. Los príncipes del peñascazo se quedarán en las laderas salivando un pito. Las reinas de la noche pasarán derecho al fornicatorio. Los caminos yacen atestados y el cerro se mueve como un pulpo. Los reyes del sablazo establecen pronto sus capitales. Los vampiros tienen puestos sus guantes de gasa. El Mohicano encendió su fogata y yo he lanzado mis cupidos a más no poder. Es mi única transacción la que se pierde en el aire, un chorro sin destino. Mojo la cara en tus aguas y no logro quitarme la sarna de maldito. Nunca tuve proposiciones que hacerle a la vida.

* * *

GORILLA BISCUIT

¡Buenos días!

Déme ese pancito de dos dedos
de frente y mejillas azucaradas. Ese más guatón,
el de los correajes de mermelada y la pistolita
como tulula.

Mi hambre ya no resiste.

Comeré masa dulce que es masa dulce
Comeré su masa y seré masa de su masa
por los siglos de los siglos
en paz

* * *

Más acá en el tiempo publicó Álbum de Valparaíso (2002), quizás el centro de su obra aunque Elvira dice: No tengo obra, tengo trabajos. Obra es vinculación directa entre tu trabajo y tu sociedad; reconocida relación recíproca, con crítica de por medio: muchos estratos que están actuando. En el momento en que el poeta pasa a ser parte de nuestra riqueza, ya tiene obra y ya no lo puede dominar. El que uno tenga una buena crítica, no convierte eso en obra. Juan Luis Martínez, en el momento en que escribe, se plantea el enmudecimiento de su poesía. Parto del hecho de que Chile tiene grandes voces, pero ya las voces cesan y viene el reinado de la escritura que es otra lengua.
De Álbum de Valparaíso:

* * *

No hay que echarse a morir

Hay que echarse a vivir serenamente.

Debes ir y poner tu huella digital
sobre lo más sólido
Después brindar con el borrón de ti mismo
sin cuenta nueva en el espejo
en el bar de la esquina
Después marcharte con el portazo único
de tu corazón
por la calle larga
y cerciorarte
que nunca nadie te siga.

* * *

“Stultifera Navis” atraca al fondo
Las aduanas no registran nada
Es como un temblor imperceptible grado 1,5
Un contrabando que viaja en una amígdala
Un amasijo amatorio que da el quilo
Aleve se guarnece con álgebras
Fiel se traslada a su capacha
Hace ejercicio en los palos mayores para
encontrarse con las nubes
El mundo es un ojo de buey mirado por
un ojo de buey
Un cansancio color ataúd.

* * *

No me dé sopa de tortuga – ese milenio no cabe en una sopa
Ni loco vedado c/ la agregaduría de cortina de humo
Ni choro-zapato por un asunto de simbolismo
Ni sierra todavía inencontrable en su mismo piso
Ni atún tipo caballa que no quiero parecidos
Ni menos epopéyica espinaca

Tráigase un pez eléctrico enchufado

* * *

tiro por la borda claridades añejas
tiro la casa por la puerta principal
tiro sopapos de lo lindo
tiro como loco
tiro al tanteo y al tuntún
me tiro al dulce – es amargo –
tiro tres tristes trenos tincados
le tiro los platos por el trasero
tiro y no aflojo
tiro desde el fondo de mí mismo
no tiro a salir a flote
tiro en la sien.

* * *

Mesa redonda entre
la Mujer de la Vida y el Hombre de Mundo

H. de M. – Querida, no hemos andado lo mismo.
M de la V. – Oye, no sé cómo llamarte. Nos parecemos como el pato a la gallina.
H. de M. – Mi asunto tiene que ver con el concepto, tú sabes.
M. de la V. – ¡Qué bueno corazón! Porque lo mío tiene que ver todavía con misterios.

* * *

muy señor mío y señora mía
pohetas:

te tienes que escribir con algo de letra muda para
entenderte, y entender que no puedes entrar en
globo aerostático o montado en burro a la ciudad.

¿vives acaso en la cima de una columna o estás
tratando de arrebatar el micrófono? (constato que
hoy todos chupamos ese candy de palabras con la
rara excepción tuya) ¿cuál es la palabra del poeta?
(quizás ya no quedan palabras)

te recomiendo mejor una de nuestras fiestas de
larga duración donde hombres y mujeres caen del
cielo y a pedir de boca el suche es rey y el rey paco
raso y las paganas vírgenes sabias mujeres, etc.
Todo se revuelve

no sé dónde deberías comprar ropa para lucir con
eso del hábito y del monje, ¡habitar tanto lugar
común!… Pórtate mejor como chaqueta amarilla

si te has ido a pique sobrevive en la submarina y
escríbenos en la arena porque igual te queremos

* * *

Su último libro es Campo de deportes (2010), que quien escribe esta nota todavía no leyó. Es una gran alegría anunciar que Elvira Hernández nos estará visitando en noviembre para la octava edición del Salida al Mar.

Anuncios

2 comentarios to “Elvira Hernández”

  1. Sergio Says:

    Hola: me gustaría promocionar el festival el lunes en la radio…si les interesa, por favor me podrían llamar al 155 885 4945?

    Gracas y saludos
    Sergio

  2. alison Says:

    Muy buena descripcion , muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: