Roberto Appratto

by

Entre los invitados de esta octava edición, el sábado 12 de noviembre en Teatro Mandril estará leyendo Roberto Appratto, que nació en Montevideo en 1950. Hasta hace muy poco daba clases de literatura en secundarios y terciarios de la capital uruguaya.  Si te lo cruzás por la calle, no da 60 años. Mucho menos da jubilado. Dicen que tiene la manía de entrar a los cafés silbando canciones, y que usa con éxito el silbido como materia para abrir conversación. Su apellido es con dos p y dos t, así lo recalca un sitio web creado para unir a todos los Appratto del mundo.



En 1976 la dictadura uruguaya prohíbe a los partidos políticos y con ello a las elecciones que se venían (Acto Institucional No 1). Según datos de Amnesty, Uruguay tenía ese año más presos políticos per capita que cualquier otro país. En ese contexto la editorial Arca lanza una antología de jóvenes poetas uruguayos. Aparecen reunidos por primera vez, muchos de ellos inéditos hasta entonces, los poetas Roberto Appratto, Víctor Cunha, Eduardo Milán, Alfredo Fressia y Rafael Courtoisie, entre otros.

Del ’78 es el primer libro de Appratto, los poemas de Bien mirada. Dice Álvaro Miranda que ahí “ya se percibe una constante de la poesía de RA: la utilización de los elementos naturales desde su particular punto de vista. La incidencia de la naturaleza en toda su poesía se revela como vista y (d)escrita a partir de un personal enfoque que desarticula las partes confortantes de la estructura, deshace la figura, para articularla en nueva mirada”.
El segundo libro es Cambio de palabras (1981).
A mediados de los ’90 suman seis sus libros publicados; como su poesía tiene un lado teórico o reflexivo muy evidente se relaciona a RA con los poetas neobarrocos o, quizás más atinadamente, con los concretos brasileños -aunque sus poemas son largos, “discursivos”. Los cuatro libros que se sumaron para entonces son: Velocidad controlada (1986), Mirada circunstancial a un cielo sin nubes (1991), Cuerpos en pose (1994), Arenas movedizas (1995). A mediados de los ’90 RA comienza a publicar prosa también: ficciones, novelas -la escritura ensayística la venía evidenciando de antes, en artículos dispersos, como lo seguirá haciendo luego en sus colaboraciones para, un ejemplo, Diario de Poesía.

Hay diez años donde, según parece, RA no publica poesía, o al menos libros de poesía.

A Buenos Aires no llega mucha noticia de un pequeño librito, casi plaquette, que es Después, de 2004. El que nos impactó a varios es el que le siguió, Levemente ondulado (2005). Es un libro alucinante, más preciso de lo que estamos acostumbrados a querer por su precisión. RA por entonces da clases de literatura, tiene un segundo trabajo ligado a los medicamentos (algo así como el que reparte muestras en hospitales, si no me equivoco). Sigue entrando a los boliches y primero silba.

En los últimos tres, cuatro años comienza el reconocimiento de la obra de RA en Uruguay como el trabajo excepcional que es. Y acaba de aparecer en Montevideo el que sería, creo, su noveno poemario: Lugar perfecto. Una hermosa edición del sello Yaugurú (Uruguay al revés). El poema que abre el libro está construido al parecer con fragmentos de textos de autores varios: Drummond de Andrade, Augusto de Campos, José Hernández son algunos de los que reconocí. Lo copio abajo con autorización de RA y añado dos poemas más del mismo libro, con la idea de presentar a los lectores una mínima parte de la obra y búsquenla, busquen sus últimos libros, hay que leerlos. Agrego también que googleando se puede acceder al registro de la lectura que RA hizo en Salida al Mar la primera vez que nos visitó, en 2008. La idea es invitarlo una vez más para esta octava edición, en 2011.

Tres poemas de Lugar perfecto (Yaugurú, 2011)

1

Ya no es mágico el mundo:
cayó la flor al río.
Había una piedra en el medio del camino,
era el mayo oloroso. La noche se espesaba
semejante a un tabique.
Ya era hora. La eternidad
está enamorada de las obras del tiempo.
Todo tras sí lo lleva el año breve.
Todo pensamiento lanza un golpe de dados.
Todas las cartas de amor son ridículas.
Las palabras no entienden lo que pasa: gallos
cancionan escarbando en vano.
Sin embargo sucede, sin embargo,
lo que a esta fecha aún me maravilla:
en una noche como ésta, en una tenebrosa
y profunda unidad
se veían llegar cosas al mundo,
extrañísimas cosas,
como palomas en desordenado vuelo.
De acuerdo con Brueghel
ciudades son imágenes. Las mujeres
cosían y cantaban con sus hijos.
El mundo es un hermoso lugar para vivir,
acércate a la ventana con firmeza:
soy lo que me rodea.
Primero,
yo no mato en primavera.
Éstos son sólo ejemplos,
como el paso del mulo en el abismo.
No tengo nada que decir y eso es poesía
como a mí me gusta: haré un verso
de absolutamente nada.
No es bueno que el hombre esté solo:
se olvida y se deja caer,
brilla
en su pequeña razón viril. Es decir,
todo hombre tiene su estrella.
Quise cambiar todo: cambié todo
Pero mi corazón te pertenece.
Lo que se perdió fue con palabras. Decir ahí
es una flor difícil
como la dalia en el tintero:
y además venceremos.

9

En el mundo pasan otras cosas
en un giro constante. Sin embargo
el tango “Ojos negros” de Vicente Greco
y el poema “Es olvido” de Nicanor Parra
paran el movimiento en el límite de lo que se pierde
con un aire de playa solitaria de tarde
que entra por la ventana y suena,
por lo que más quiero, despacio.
La intensidad del sol
deja a la sombra
el sentido del paisaje y el sentido de los temas
que pasan en este momento por el mundo.
El tango “Ojos negros” de Vicente Greco
y el poema “Es olvido” de Nicanor Parra,

Dios mío! O
Mama mía!

Y son sólo ejemplos.

30

A los uruguayos hay que agarrarlos de golpe
o en reposo, antes de alguna actividad febril
que los ocupa por completo,
o así parece; cuando lo que piensan se traduce
en cosas, gestos, con un brillo que ni ellos mismos
conocen. Ahí se ve lo que podrían hacer
si nadie los estuviera mirando. Ahí se ve qué son
cuando no están concentrados en cumplir con la
INSTITUCIÓN QUE LOS AMPARA.
Así hay que agarrarlos, distraídos de todo
salvo el tiempo libre, en un estado
próximo al repliegue en su destino. Ahí,
cuando saben, exactamente,
qué es lo que tienen cuando no tienen
absolutamente nada, a la intemperie
de la INSTITUCIÓN QUE LOS AMPARA
o apenas por encima. Así.

NOTA: El poema 1 es de noviembre de 2005. El 9, de enero 2009. El 30,de julio 2008.

Anuncios

2 comentarios to “Roberto Appratto”

  1. M Says:

    Me alegra que Salida al Mar haya vuelto para lo que fue concebido inicialmente…
    sigo leyendo…

  2. denapoli Says:

    Muchas gracias! Bueno, fue creado para difundir el festival, que es una vez al año. Y el resto del año nunca teníamos muy claro qué hacer. Difundir el trabajo de otros poetas en forma permanente es un compromiso que otros hacen muy bien, a ver si estamos a la altura. Bienvenido a seguir leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: