Poesía editada en 2011

by

esu

En 2011 volvieron los libros de poesía. Esto es lo primero que hay que señalar. Un poco contra todo pronóstico, se editó mucho, o bastante. Si se mira bien es comprensible: con dólar quieto, hace tres años una tirada de 500 ejemplares de un libro de 70 páginas costaba 3mil en imprenta, hoy cuesta 3mil quinientos. Y no es lo mismo juntar ese monto en 2011 que aquel otro en 2009.

Pero en realidad los que más editaron fueron los proyectos chicos. Gog y Magog, que este año saltó a ser una editorial chica-mediana, se lució con ediciones de muchas páginas, bien hechas además de buenas. Gog y Magog imprime todavía algunos libros en un papel blanco leche de calidad centro de estudiantes, que espero abandone en el futuro, pero a la par hace otros en papel bookcel (cremita) que están muy, muy bien.

También Ediciones en Danza hizo varios buenos libros, empezando por la obra reunida de Escudero: lectura obligada. El Niño Stanton cambió su nombre a Ediciones Stanton: maduró, y publicó las reescrituras de Leónidas que no circulaban en papel desde la edición de Edgardo Pígoli para El Dock en los ’90. Catálogo pesadamente varonil el de Stanton, todos chicos últimamente salvo Leónidas: un grande. El otro grande es un pendejo, Blatt.

Turista es otra editorial, de Córdoba, que irrumpió con buen catálogo. Bajo la Luna este año apostó más a la narrativa. Entre los sellos más grandes Adriana Hidalgo sostuvo la línea de uno o dos títulos de poesía al año para su catálogo: bien elegidos normalmente. Mansalva fue fiel a su clásica combinación: excelentes reediciones (Punctum, de Gambarotta) + poemarios auténticamente inexistentes pagados por el autor. Donde Mansalva apuesta en serio es en narrativa. Finalmente otra chica-mediana, Vox, posiblemente la que más libros y cuasi-libros publica, este año sacó poemas de Pepe Cuevas y de Martín Prieto. Que hayan dejado de editar en 2011 sólo me viene a la mente IAP, la editorial de Pablo Katchadjián, que seguro no se truncó por razones económicas: IAP siempre fue un proyecto alternativo, sin interés comercial, de libros hechos con poco dinero. Se habrá tomado una pausa.

Con un dólar a 4, 60 es muy probable que la bonanza imprenteril siga en 2012. Que el atrevimiento venga de las editoriales más chicas (y que las chicas-medianas más bien se sostengan o incluso bajen la cantidad de títulos) sugiere que todo esto es voluntarismo y que en los canales de venta tradicional las cosas no andan bien -de lo contrario, las medianas se animarían a editar más. Pero tal vez no es sólo voluntarismo. Las editoriales chicas han conseguido sostener sus tiradas vendiendo por directa: ferias, lecturas, festivales, etc. La venta directa del editor en pocos años habrá dejado totalmente atrás a la venta en comercios (librerías). Vale para la poesía y para la pornografía, entre otros géneros.

Curiosidades: se inventan editoriales ultra-chicas, salen a la calle con “obras reunidas” de poetas de los ’90 más bien periféricos. Curiosísimo. El tema de las obras reunidas medio que se agotó en 2010: los que la merecían, en líneas generales ya la tuvieron. Ahora es tiempo, parece, de esta segunda horneada de obras reunidas, en ediciones llevadas a cabo tal vez por un re amigo del poeta. Hay que ver cómo sigue este fenómeno.

Anuncios

Una respuesta to “Poesía editada en 2011”

  1. FedericoR Says:

    ¡Queremos lista de “los imprescindibles del 2011”! Al mejor estilo revista Gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: