Archive for 20 febrero 2012

Getting the SUBE

febrero 20, 2012

“El psicoanálisis es gran cosa, terriblemente
divertida incluso, pero a veces
ni vale la pena darle vueltas.
El que está solo es por mil razones,
el que se queda solo es porque descuidó.
Ah, sos escritor, pensaste mucho en vos, ¿tenés un gran proyecto, no?
Bueno, es un gran proyecto-no.
Sí, a veces es verdad que el objetivo es generoso.
Que incluye a esa persona que ayer no acompañaste
a tomar el bondi o no invitaste a comer.
Pero un día la AFIP te mandó el registro de todas las veces
que no acompañaste a tomar el bondi, punto.
Era una parva de No.
Ahora tendrías que decir como dicen
en Cuba: calma, cógela con tu take it easy.
Ahora que está en el Louvre
si querés sacale la tarjeta SUBE,
hay tiempo hasta el 2 de marzo.
Pensá también el lado bueno: she was a hard woman.
Acordate de las mujeres de escritores que viste en esa fiesta:
todas llevadas a control remoto, con cara
de me embolo pero siempre te haré la segunda.
Ella seguirá siendo diferente, guardale si querés una SUBE,
va a necesitarla cuando vuelva del Louvre,
cuando entre a un aeropuerto europeo
con nombre de heroína de la resistencia,
Madame Laroutte, Juliette Andrave, Lucía Rouaux.
Ahora repetez avec moi: cógela con tu take it easy.
No cambies todo. To your next lady
tampoco le pidas to go with you to a fiesta de escritores.
Tengo otros consejos para que te sientas cómodo, éste
es el más sensato.
Now, if you need it, try to be a writer, just try alone.”

Tom Waits: “Getting the SUBE” (traducción de Cristian De Nápoli)

Tuppers

febrero 15, 2012

Mi viejo es muy organizado en su rutina pero practica básicamente dos cosas: los crucigramas y la tele. Los programas de televisión no son físicos, y los crucigramas entran fácil en un cajón. Mi vieja era organizada y tenía montones de cosas, porque mamá fue dealer de Tupperware, de Avon y de Essen. Hacía reuniones en casa y en las casas de nuestras vecinas, donde preparaba juegos, concursos y premios para todas. Y como le iba muy bien, las empresas le mandaban más y más productos: si algo sobraba en nuestra cocina eran tuppers, cacerolas y productos para el cutis, cada uno con su forma y función.

Algo así como tuppers necesita este blog. Máxime ahora que están entrando tantos desconocidos -bienvenidos, espero que todos lleven premio. Para ustedes, voy a tratar de aprovechar esas columnas que ofrece WordPress con el nombre de “categorías” y separar cuentos por un lado, crónicas por otro, poemas, trazos sueltos…

En uno de los sueños de ayer, un ex amigo, JT, me invitaba a su casamiento. La fiesta era… ¡en la casa de mis viejos! Había una larga mesa en forma de ese donde estaban sentadas unas cincuenta personas. Y sobre los manteles blancos, entre algún que otro detalle decorativo, estaban los tuppers, rectangulares y chatos a modo de platos, de los que todos los invitados comíamos con cuchillo y tenedor.

Darth Vader y yo

febrero 13, 2012

A Darth Vader no le gusta desperdiciar nada, y no es por ecología. No le gusta, por ejemplo, mover nada de lo que escribe en la computadora a la Papelera: el vago aprovecha todo. No se cuestiona, no se frena; ya hace dos años que hablo de esto con él. Se para al lado mío y cuando me ve escribir en borrador se burla. Y apenas corto para ir al baño o hacer otra cosa, él va y aprieta “send”. Manda el mensaje de prueba, ese que uno escribe sabiendo que no es para enviar, o sube el texto en bruto, en caliente, al sitio de publicaciones: va y aprieta “publicar”. Todo para ya, mi enemigo. Creo que ni siquiera llega a leer la palabra “send”. Entiende “sent” desde el comienzo, mandado. Ve sólo el cuadrito azul en la pantalla y el resto en blanco. (more…)

La semiprostitución

febrero 5, 2012

Oscilamos entre la fuerza y la entrega, casi todos. Durante buena parte del día defendemos, unos más que otros, nuestra visión del mundo, algo que incluye la defensa de nuestro ego, porque visión del mundo es también el modo en que quisiéramos que nos vean. Si me meto en ese embrollo no voy a poder escribir la nota que quiero. Decía: defendemos nuestra visión, hacemos eso en buena parte del día. La otra parte contempla actuar como no quisiéramos: trabajos que podrían ser motivo de orgullo, los hacemos para clientes que despreciamos, para máquinas que pusieron al mundo en el estado en que está, instituciones que claramente no buscan el bienestar público, etc. Y a veces son trabajos que ni siquiera en sí mismos habilitan el orgullo, esos que hacemos, comúnmente, por necesidad. Trabajos que nos hacen sentir un poco… no un poco chantas, un poco putas. Pero que quede claro: tampoco es que el “cargo” de la semiprostitución se limita al tiempo de trabajar, el trabajo no es acá el umbral de ninguna cosa, y nuestro tiempo libre, lo que hacemos cuando salimos o cuando nos conectamos, puede perfectamente ponernos en el lugar del que se vende a otro que paga.

Prostitución part-time, semiprostitución, supervivencia, caídas… Tenemos una idea de eso, en general, los que no tenemos el mismo jefe todas las semanas. Cosa que no es excluyente en absoluto. Pero la idea de esta nota es ir a lo concreto: al cuerpo. A los cuerpos que se ofrecen de vez en cuando. (more…)