Balada de Playa de Vidigal

by

Balada de Playa de Vidigal
Vinicius de Moraes

La luna fue compañera
En Playa de Vidigal
No apareció, pero oculta
Enseñó su iluminar.
Tu vientre, marea llena
Me llegó en olas de mar
Mis dedos eran de arena
Tus labios eran de sal.

En la sombra que ahí se inclina
En las piedras contra el mar
Yo supe amarte, chiquilla
En Playa de Vidigal…
Había tanto silencio
Que no lo pudo vaciar
Ni mi clamor en el viento
Ni tus lágrimas de agua.
Mis manos te confundían
Con fría arena mojada
Vencí a la mano del viento
En las ondas de tu falda.
Mis ojos como con bruma
Junto a tus ojos de alga
Te veían toda espuma
Casi como si te ahogaras.
¡Y qué dulce fue entregarme
A un lecho de pececitos
Cegándote la mirada
Con besos y con cariños!
¡Qué guerra tan emotiva
La que tuvimos, chiquilla
Entre arenas asesinas
Y el pedrerío en la orilla!
Tres veces te sumergiste
Tres veces volviste a flor
Podrías haberte ahogado
sin las redes de mi amor.
Cuando nos fuimos, la noche
Se prolongaba en tu cara
Tenías viento en el cabello
Gotitas de agua en la carne.
En la sábana de arena
Quedó un dibujo estampado
Era la forma de un cuerpo
Y la cruz de los dos brazos.
A ese dibujo, chiquilla
Se lo habrá llevado el mar
Pero en el recuerdo brilla
Siempre esa noche de amores
En Playa de Vidigal.

* traducción: Cristian De Nápoli*

Balada da Praia do Vidigal

A lua foi companheira
Na praia do Vidigal
Não surgiu, mas mesmo oculta
Nos recordou seu luar
Teu ventre de maré cheia
Vinha em ondas me puxar
Eram-me os dedos de areia
Eram-te os lábios de sal.

Na sombra que ali se inclina
Do rochedo em miramar
Eu soube te amar, menina
Na praia do Vidigal…
Havia tanto silêncio
Que para o desencantar
Nem meus clamores de vento
Nem teus soluços de água.
Minhas mãos te confundiam
Com a fria areia molhada
Vencendo as mãos dos alísios
Nas ondas da tua saia.
Meus olhos baços de brumas
Junto aos teus olhos de alga
Viam-te envolta de espumas
Como a menina afogada.
E que doçura entregar-me
Àquela mole de peixes
Cegando-te o olhar vazio
Com meu cardume de beijos!
Muito lutamos, menina
Naquele pego selvagem
Entre areias assassinas
Junto ao rochedo da margem.
Três vezes submergiste
Três vezes voltaste à flor
E te afogaras não fossem
As redes do meu amor.
Quando voltamos, a noite
Parecia em tua face
Tinhas vento em teus cabelos
Gotas d’água em tua carne.
No verde lençol da areia
Um marco ficou cravado
Moldando a forma de um corpo
No meio da cruz de uns braços.
Talvez que o marco, criança
Já o tenha lavado o mar
Mas nunca leva a lembrança
Daquela noite de amores
Na praia do Vidigal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: