Las viejas de Palermo

by

 

Por la plaza, que se aleja
de las casas (por las rejas)
te persigo; voy pensando
qué te digo si me mando.
En un banco, cuatro viejas
deportistas (por la ropa)
chismosean: esa es moza
en la esquina, esa pendeja.
Qué envidiosas. Como rejas
que a la plaza van cercando
cuatro viejas, maliciosas
comentando: esa pendeja
qué atrevida. (Qué te digo
si me mando).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: