Visión de la moza

by

El pájaro rodante es una historia en poemas. Los protagonistas, Claudia y Edgardo, trabajan de moza y de bachero. Trabajan en distintos restós de uno de tantos barrios cosmopolitas de Buenos Aires. No se conocen y una tarde se cruzan. Es una historia escrita en 2007, después le fui agregando poemas durante cinco años. “Visión de la moza” es uno de los primeros poemas del libro.

Pasa entre viejos, avanza
surcando el dogma aéreo del piropo…
Faaa. Ni los miró. En su escapada

detrás del kiosko en medio del valle
de los locos tiene puesta una ropa discreta que
se sale de la falsa primavera
de esta calle últimamente cosmopolita
de antiguo barrio orillero
pintado de carnaval. No lleva
–negro o blanco como el trabajo–
el famoso delantal, pero camisa
y pantalón lo sostienen: es uniforme, es mesera,
podría confirmarlo con el kioskero cuántico,
ella saldría, yo entraría a comprar,
él preguntaría con cuánto y si pago justo
me daría un informe, podría cruzar
donde el rapado ni tan gordo ni tan pesado y de él
enterarme en qué bar se junta el gremio
al final del día. En esta misma mesa en la vereda,
¿cuántos se habrán sentado, las suelas de las zapatillas
pegoteadas por las tintas que se les pone a los panchos?
Un pensamiento estorba y otro se desliza
como en política, y si parezco uno más
entre crudísimos mirones apenas consolados por lo que comen
también es cierto que estoy solo, que no
digo guasadas entre amigos, que soy
un solo social. Conste que ahí sigue
el rapado no muy gordo, podría consultarlo
como a un oráculo (o no trabajaría de seguridad)
cuando la veo salir del kiosko cargada de alfajores y choco
por un segundo con su mirada.
Debe hacer dos turnos, almuerzo y cena,
la merienda es su momento de mirar.
Podrían estar, esos ojos,
separando lo que es pose de lo que es postura
y prefiriendo la postura, aunque tal vez la más caprichosa.
Ya que escuché de personas
que flecharon distraídas mientras se enjugaban el sudor de la frente
……………………………………………………con una botella de agua tónica,
quizás convenga bajar el nivel de iniciativa
dejando al coro en su lugar:
sirve, sí, pero poco
la ayuda del hombre que arruina los pómulos de los chicos sin clase
como poco serviría
encararla de golpe con aquella vieja efusión verbal
porque si algo es
es uno de esos gestos que uno emite sin cálculo ni compromiso
el que la acompaña ahora
de vuelta al trabajo surcando la bacha de viejos verdes que es la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: