La pieza

by

Las siete… las ocho… las nueve…
ssshhhh… ufa… ahí-te-hago-tu-cacao.
El tiempo, el espacio, la casa
alquilada. La luz ya sin rescate

por la ventana. Y el hijo que tuvo un sueño
pero al contarlo no parece tan vívido.
Okei: Batman y un extraterrestre, ¿pero qué más?
¿Cuándo? ¿Por qué? ¿En qué lugar combatían?

Interrumpiste el ronquido de un padre, ahora
andá al grano si querés tu cacao.
Despertaste la curiosidad de un padre, ahora
no podés demorarte, sacá ese relato ya mismo.

Nació y al año hubo una crisis
muy nerviosa. En la patria, no en la paternidad.
Bueno, en todo. Pero los mocosos, tranquilos.
Los mocosos entonces balbuceaban.

Ahora es el sueño frente a las exigencias
de toda época: decirlo ya, saber decirlo.
No defraudar al superhéroe de la historia
ni irritar al villano de la presentación.

Ahí él mira al techo como quien llega tarde
a ver una casa en venta, reposado
en la idea de que el techo lo dice todo.
A mí el techo me dice gran cosa, y a él

finalmente le da a Batman y el marciano
haciendo de la luna un Luna Park.
Peleando duro los dos, pero al final
desde la lona gana el murciélago.

Ahora hay masa suficiente para el cacao.
Ya somos personajes, él, yo, la pieza crítica.
Entonces Batman empieza: Prepárate para el combate.
Le digo: Soy alienígena y le miento, siempre estoy preparado.

 

(2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: