Archive for 17 junio 2014

Fulecar

junio 17, 2014

tatu

Simpatizar de entrada con un reclamo puede ser la mejor manera de anularlo. Para este Mundial de Fútbol que se juega en Brasil la FIFA, sabiendo que Sudamérica desborda naturaleza y es casi una especie de criadero de causas ecológicas, lo que hizo fue anticipar públicamente que es una federación muy comprometida con el cuidado de la naturaleza. Pero claro: lo que no está en el contrato con el país organizador del mundial, no se paga.

Y eso es lo que pasó con el tatú bolita, bicho elegido para crear, a partir de él, la imagen registrada del “Fuleco”, motivo de la Copa. El tatú bolita es una especie en riesgo de extinción, que hasta hace poco uno podía encontrar no sólo en el Chaco y los pantanales de Brasil sino en la Provincia de Buenos Aires, y que en su fisonomía tiene una característica al pelo para los organizadores del mundial: es el único armadillo que no cava madrigueras para protegerse, lo que hace en cambio es enrollarse en forma de pelota.

“Uno de los objetivos principales de la Copa”, dijo Blatter en su momento, “es transmitir la importancia del medio ambiente y la ecología”. Se anunció entonces que la Fifa apoyaría con dinero a ONGs ambientalistas comprometidas con la preservación del tatú bola. Nada de eso se concretó, y no hay forma legal de reclamar. Faltó una cláusula de parte del Estado brasileño, una exigencia a tono con lo que muchos países europeos hacen para sus productos y símbolos nacionales (el queso roquefort, jamón serrano, etc etc). Falto exigir: si se hace referencia a un bicho nuestro, se paga. Del otro lado de la mesa de negocios, los suizos y sus adláteres universales aprovecharon tal faltazo y se quedaron en eso: un bello anuncio. Se eligió el nombre de la mascota: “Fuleco” (contracción de “fútbol” y “ecología”). Y todo lo que Fuleco recauda va para la Fifa.

Como dato curioso: tiempo después se encontró que la palabra “Fuleco”, aparentemente inventada ad hoc, ya existía en portugués. La registra el “Grande e Novíssimo Dicionário da Língua Portuguesa”, de Laudelino Freire. En lo que es un coloquialismo de ciertas regiones del Brasil, se trata del verbo “fulecar” (y su sustantivo derivado).

Significa “perder todo el dinero en un juego”.

Tres partidos de un mundial

junio 16, 2014

messi

El Mundial de Fútbol se parece a un torneo de ascenso. Desde antes de que empiece hay ¿agitación? No, eso hay en cualquier torneo; lo que hay es desesperación. En el reconocimiento del terreno de juego, un falso Ronaldinho le hace una macumba a Messi: está en su derecho. Es uno de los doscientos millones de brasileños que invirtieron 75 dólares cada uno para ganar.
Todos los países quieren ser protagonistas, y algunos, si no es mucho pedir, quieren tener un héroe. Casi todos los candidatos a héroes del mundial fueron criados a medias en un laboratorio y en una casa de ropa a la moda. Contra todo pronóstico, el único candidato a héroe que tiene un aspecto rousseaniano indomesticable es el del equipo más fashion: Italia, que sale a la cancha con Pirlo. Rooney, de Inglaterra, está más allá de toda presentación. Nuestro Mascherano en el mediocampo es otro que tiene pinta de genuino, quizás demasiada. Y enfrente, los locales: los obligados a ganar este gran torneo del ascenso. Son 15.000 millones de dólares pagados o a pagar de las arcas públicas (es el 85% de la inversión total) por los que cada brasileño puso: (more…)