Los claros mandan (relato)

by

fut

En las inferiores somos muchos, y casi todos quieren ser Messi. La competencia es cruel de mitad de cancha para adelante, así que sólo los defensores tenemos el puesto asegurado. Eso influye en nuestro cotidiano: los de atrás nos movemos firmes, tranquilos, sin riesgo. Somos como trabajadores de planta en una empresa, o como músicos de Charly García. Charlamos entre nosotros, pese a que tenemos quince o dieciséis años, con madurez. La delantera es picardía y pesadillas de inconstancia; el mediocampo es lo mejor: lucha, insidia ,creación. Pero la defensa tiene sus ventajas: el piso no se mueve, la ropa no desaparece de los lockers. La vida es sencilla y los colectivos que te llevan al entrenamiento no se atrasan. Sin embargo, a veces más que sencilla, la vida en la defensa se vuelve un poco gris. Debe ser eso -el hartazgo que siente un adolescente ante cualquier función fija, el rechazo a estancarme en el bienestar europeo del defensor- lo que de un tiempo a esta parte me hace querer dejar el club. El impulso es más fuerte desde que escuché que del otro lado de la ciudad, se puso en práctica un sistema de fútbol con posiciones rotativas. En esos partidos, para el segundo tiempo cambia todo. Los delanteros pasan a jugar al medio; los defensores, arriba. Y así es como todos rotan. Incluido, muchas veces, el arquero.

El que tomó la iniciativa fue Gustavo Pallares, más conocido como “el Palla”. Jugaba de cinco en la quinta de Excursionistas cuando decidió patear el tablero y conformar un grupo de polifuncionales. Fanático de una banda de rock del siglo XX, el Palla bautizó “Génesis” a su equipo. Al frente de quince pibes reclutados en las inferiores de Atlas, Comunicaciones y Excursionistas, armó partidos de exhibición en los descampados y luego en los clubes periféricos: llegó, mostró y fascinó. En menos de un año se armó una liga con veinte clubes. Se dice –lo dicen los periodistas deportivos a sueldo del fútbol oficial– que la prédica del Palla tuvo éxito entre los que hasta ahí jugaban de defensores. Y que la única justificación de este otro fútbol es el resentimiento. Se dice –esto lo dice uno de los quince jugadores del equipo fundacional– que desde chiquito el Palla quería ser técnico más que jugador. Como sea, la propuesta prendió y sigue en auge. Hoy son al menos quinientos los equipos como Génesis.

Yo no conozco al Palla. De nombre, sí, lo vengo oyendo hace como un año. Pero no me olvido del día, hace ya tres meses, que se apareció en el entrenamiento un pibe y después, a la salida, se subió al colectivo que nos tomamos algunos defensores para volver cada uno a su casa. Ahí ese pibe nos dio varios consejos: que el defensor también tiene que atacar fue el primero de ellos. Que el jugador tiene que pensar, el segundo. Y el que más me impactó fue este otro: el diestro tiene que aprender a manejar la zurda. Un jugador avanza por donde la cancha deja un claro y “los claros mandan”, nos dijo, por qué zona avanzar y con qué pie. Fue una charla de veinte minutos, que hoy sigue estando en mi cabeza. No tiene nada que ver con los planteos que nos hace, en el club, el entrenador.

Y como me considero un tipo abierto al juego en serio, colectivo, lo vengo pensando desde hace tres meses y sí, no tengo dudas de que ese pibe sabía lo que nos dijo. Últimamente empecé a quedarme más tiempo en casa, vengo faltando a algunas prácticas, a veces me encierro a escuchar los discos de mi viejo –sobre todo uno que se llama “In the air tonight”–, la música gira y así, a la par de sus vueltas, voy sacando conclusiones. Ya no me banco la historieta de las posiciones fijas. Tengo ganas de hacer más cosas, estar más en movimiento, rodearme de más gente. Pronto voy a cumplir diecisiete años, ya no soy un chico. Y creo que ya sé de qué quiero jugar.

Anuncios

Una respuesta to “Los claros mandan (relato)”

  1. ROMINA Says:

    besos genial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: