Bowie

by

bowie

A comienzos de los ’80, en ciudades como Buenos Aires, la música y el estilo de David Bowie eran un ecosistema barrial muy peculiar. Por su identificación con Bowie un adolescente podía ser estrafalario y hasta ser/parecer puto sin perder la pertenencia al barrio y el respeto de las amistades más ortodoxas. No pasaba con Duran Duran o con Culture Club, sólo con Bowie. Una extraña visa para ser antipopular y a la vez popular. La del Duque era un aura sin halo, que no incluía a otros músicos y bandas con una estética más o menos cercana como pueden ser Brian Ferry, Japan, Eurythmics o toda esa tendencia que en Inglaterra y después en Caballito se llamó new romantics. Cuanto más se le parecían visualmente, más chocaban y menos cuajaban esas otras propuestas en la percepción de los barrios y las afinidades rockeras, donde Bowie era el socio fiel, aunque distinto, de Tina Turner y Mick Jagger.

Todas esas bandas o solistas new romantics surgidas en los barrios de clase media londinense entre 1980 y 1982 se habían inspirado en Bowie. Particularmente en un acto suyo: el recital en Japón a fines de 1978. Ese concierto fue el emblema de una de las varias transformaciones del músico a lo largo de su carrera: del glam al glamour. Además de que sus canciones a partir de ahí empezaron a hablar más de baile y de amor, también su vestuario se repensó: mucho color, como siempre, pero ahora en tonos nítidos y separados, y en sacos y camisas de corte “normal”. Lo otro llamativo de aquel concierto en Japón era el ambiente, la puesta de un escenario de claroscuros y sobriedad. A diferencia del glam, el glamour pedía un choque entre figura y fondo. Puro brillo del cuerpo en un marco neutro y aséptico.

Como construcción estética, el Bowie “elegante” tenía un lado interesantísimo. Porque era una apuesta por desestimar la ideología del “distinto”. Antes, el glam había sido frecuentar a Warhol; ahora, el glamour era codearse con Tina. Una vuelta a la adolescencia, porque Tina estaba mucho más cerca del primer ídolo del Duque: Little Richard. De las distintas versiones de Estados Unidos, Bowie elegía una elegancia popular, una aristocracia callejera. Un gesto que no pasó desapercibido por los chicos de mi generación. Porque la propuesta de Bowie, estilizadísima y todo, no era útil para los que traficaban desprecio de clase. Los chicos como nuestro actual Ministro de Economía Prat-Gay, que usa tanto la palabra “grasa”, y en general toda esa gente que por alguna razón, generalmente psicológica, no se conforma con ser privilegiada y necesita enfatizar o convencer que es de clase alta, es decir toda esa gente indiscreta, y por ende inelegante, tenía muchos problemas para entender a Bowie, y quedaban obligados a buscar apoyo estético en propuestas musicales de segunda mano. Bowie no fue un hecho maldito, pero tampoco cuajaba en el país burgués.

Mi propio Bowie de todos modos llegó bastante después. Fue el Duque electrónico que, influido por una nueva cultura callejera londinense como la de Massive Attack, fusionó al romántico con esa otra constante suya, el viajero espacial, en un bloque de canciones que sonaban a distorsión dulce. Ese Bowie alrededor de los cincuenta años, recién casado con la modelo somalí Iman, marcó mis veinte. Es el período que va del disco Black Tie (1993) a Reality (2003), y que incluye temas como “You`ve been around”, “Spaceboy” y la perfecta “I’m deranged”. Mi amigo el Champion Docampo empezaba a trabajar de deejay; yo desgrababa clases en la facultad. Mi esposa era una finlandesa hermosa que había venido a Buenos Aires a estudiar guaraní. No teníamos plata y éramos felices.

Anuncios

4 comentarios to “Bowie”

  1. Comandante Cansado Says:

    Linda crónica. A mí me partieron la cabeza dos temas de Earthling: Little Wonder y Dead Man Walking, sobre todo el último. Era agresivo, electrónico, agresivo y medio industrial (estilos que no eran los míos en general en música en ese momento). Y sin embargo….

  2. chaves Says:

    esperaba leer algo así. thanx, cristian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: