Archive for the ‘Otros poemas’ Category

Vos

octubre 29, 2015

Vos no votaste Pinedo
votaste miedo.
Vos no votaste Gribaudo
votaste deuda.
Te hiciste el zonzo
votando Alonso
pero debajo de la mesa
votaste Griesa.
Vos no votaste Ritondo
votaste al Fondo.
Vos no votaste Bergman
votaste Morgan.
Votaste buitres
entre los globos
tu voto finge
que fue por todos.
Fue por Paul Singer.

Vos no votaste Michetti
votaste Cheeky.
Vos no votaste Santilli
votaste talleres textiles
clandestinos.
Vos no votaste Caputo
vos subejecutaste
tu voto.
Vos no votaste Larreta
votaste submetrocleta.
Votaste submetrocleta
subpresupuesto escolar
subatención de hospital
y subempleo precario.
Vos no votaste Del Sel
votaste arancel
universitario.

Vos no votaste a un galán
ni a un cocinero
ni a un comediante.
Votaste un taller ilegal
donde murieron
dos chicos.

Vos no votaste Lombardi
votaste tarde.
Vos no votaste Baldassi
votaste casi.
Vos no votaste Cambiemos
votaste menos.

No votaste Vidal
ni votaste Macri

votaste masacre
cultural.

Trato

febrero 28, 2014

En los días más difíciles
trato de aprender a respirar de nuevo y a
pararme en Buenos Aires
como si no fuera una ciudad en ruinas.
El cuerpo se cansó, y la cabeza hoy
es positiva, todo se dio vuelta como un guante.
Que cambien los hábitos,
le digo al chico que robó un Marlboro y se sentó
en la escalera de un palacio.
Que lleguen las conversaciones
con mucha más fluidez que las oscuridades.

Y él me mira,
el gran ganador de todos aquellos días.
A él le parece obvio (yo me había olvidado)
que este momento iba a llegar.

O Juízo Final

agosto 13, 2013

O JUÍZO FINAL

Oi, eu sou o gato de um romancista que escreve
sobre os gatos no Antigo Egito.
Ele nem olha para mim
mas um dia ele vai se arrepender.

Oi, eu sou o gato de um filósofo
que escreve sobre colapsos, vértigos e vazios.
Para que a imensidão se faça presente pela janela
sem aquelas criaturas banais que chamam de pássaros,
eu fui enviado na sua casa.
Mas um dia ele vai se arrepender.

Oi, eu sou o gato de um poeta
que tem escrito muita coisa linda de mim.
Mas ele me chama de Roberto Boliña
e vai se arrepender.

(Me salió en portugués)

Cocinando

julio 11, 2013

El primer poema que escribí era en francés. Ejercicio de secundaria. Lista de palabras para rimar: hagan un soneto. Elegí perro y odio: chien haine. A Claudia le gustó. Quería pegarlo en la cartelera (un quemo). Le pedí que por favor no lo hiciera. Salimos en su auto. Me explicó la letra de “Aquella solitaria vaca cubana”. Perdí aquel poema y nunca más traté de escribir en francés.

Ahora estoy escribiendo algunos en la lengua exótica más a mano, el portugués, y otros, para calentar justamente la mano, los traduzco de cosas que tenía escritas.

Hago empanadas
para la más linda.
Pimentón, llevame
por el buen comino.

Faço empanadas
para a mais bonita.
Pimentão, me leve
pelo bom cominho.
(more…)

Una pared polaca

enero 30, 2013

…………………………………………………A Federico Reggiani

 

Vi al ídolo del fútbol
desconsolado en el túnel.
Vi en su cara la locura
del que persigue la frustración
a cada paso. Vi al rey del fracaso
contento, relamido.
Y a sus soldados, confundidos
porque Alemania nos destrozó
sin arenga, sin nacionalismo:
una línea de polacos nos hizo
cuatro goles que ningún teutón
imaginaba.
(more…)

Alguien cree que no soy pobre

noviembre 8, 2012

Alguien cree que no soy pobre.
Antes que amor, es una oportunidad
para renunciar a la torre de marfil
de los pobres. No es fácil,
amo tanto mi discurso de sacrificio.

Alguien cree que soy auténtico
aunque invasivo, que le doy al seducir más
de lo que sé que vale; que me pierdo
buena parte de la confianza que despierto
y que podría pensar menos en sacarme la ropa.

Alguien cree que la experiencia
derrota al mal de la época, la ansiedad.
Esa persona cree que puedo, más que andar
sentándome a escribir, pasar a escrito
lo que vivo y la paciencia amolda.

* * *

 

Flash en Floridita

julio 2, 2012

Este año parece que publico un libro. Creo que se va a llamar El pueblo le canta a sus familias disfuncionales. Y uno de los poemas es este, “Flash en Floridita”, que retoma la visita del Papa a Argentina en 1982. Su viaje en auto desde la Nunciatura hasta Morón y de ahí en tren a la Basílica de Luján, y la vuelta desde Luján a Once en tren.

Es un poema largo. Lo escribí en el 95 o 96. No lo publiqué en libro, sí una versión anterior apareció en unas plaquetas que hacía Cucurto en 2002, pre-Cartonera. Lo seguí reescribiendo. Acá subo sólo la primera parte, y la acompaño con unas fotos de revistas de historietas que se vendían en los puestos en junio del 82.

Flash en Floridita

En cada revista está el Papa en la tapa
salvo en las historietas, mandadas al rincón
pero en cada historieta está la bandera,
la bandera del niño que se cae con un ¡plop!

sobre el puesto de diarios. La bandera argentina
salvo en los superhéroes, que son de importación,
la bandera argentina salvo en Condorito
que atraviesa los Andes y se cae con un ¡plop!

sobre Locuras de Isidoro, y Locuras se dobla,
se le tapa la tapa salvo el borde superior
donde está la bandera y los números romanos
y la bandera es la fecha: junio del 82.

 El cóndor

se cae de culo, condolido
por las noticias:
a sus LXXX años
la abuela se muere, no quiere más
comer, el Papa
vino en avión por Alitalia a buscar
una salida, un viernes,
un viaje a Merlo en la provincia desde
la capital, una estación, Liniers, un pasaje
comercial, Floridita
y el tren que trae al Papa del oeste y el tren que lleva
al hombre hacia su madre cansada y al niño
hacia la dulce prima, cae el cóndor
en el puesto de diarios y el Rata desde su colectivo
grita “¡Pobre Bélgica!” dos días antes del bodeleriano
debut de la selección.

Es el primer viaje

del Papa por el oeste
en dos vagones Werkspoor extraordinarios
que acá los ves: donados por el príncipe de los claveles
en el 55, cerraban el paquete
                 de 360 coches,
                                              50 furgones
                             y 10 máquinas, las “sandías”
de agrio sabor.

Entusiasmados

miles de tíos de soldados
agitan pañuelos
ya en la calle, desde los edificios,
trepados a los grandes carteles de Tarraubella
o apiñados al borde de los rieles,
el hombre tironea de la manga del niño
y no es el niño, el niño está
fijo, como bobo, en el puesto de revistas
frente al número de las mexicanas Novaro donde muere
la esposa de Flash.

El Papa

que a la ida tomaba el Papamóvil
vuelve de Luján en tren y acá la ves:
es la locomotora, holandesa también,
porque si los dos vagones cerraban
a modo de obsequio un contrato
antes viene la locomotora que el príncipe
le regaló a Perón, el príncipe que se enamoró
de Evita cuando la escuchó leer
“La razón de mi vida” y por eso
así de obsequioso.
 

En el puesto

el niño saca sus monedas, se lleva
impresionante número donde el villano
tiene una dosis mortal de polvo de ángel
para Isis, la esposa de

Flash. Más allá,

doscientos metros y el portón
del club ferroviario y al costado
los Talleres Liniers,
sus cuatro mil obreros
ferroviarios, el abuelo
que acá me ves, el taller, el club, el humo,
la vianda, el cuadro de Evita, yo a Perón no lo votaba,
Perón a mí me jodió pero a mis compañeros
los ayudó y a Perón lo jodió el príncipe
de los claveles.

El Rata, vecino, desde

su colectivo
grita en la terminal
“¡El domingo pobre Bélgica, Quitín!”
aunque está por verse. Cuidate
si un príncipe viene de visita.
                                               La tanada
tiembla en su base matriarcal.

Las tías,

entre cuidar a la anciana y recibir a esta santa
visita.

Sandía

de agrio sabor,
porque después Perón quería exiliarse
en Curazao
y el príncipe de los claveles
estaba en otra.

* * *

(Fragmento)

Compramos

abril 25, 2011

Compramos nueve revistas de historietas.
De un saque, todas juntas, y si no compramos diez
es porque apostamos al futuro. A una anécdota
que hoy no podemos vislumbrar. Con la plata
de la charla en la universidad
compramos material desguazado.
Íbamos por la cuarta o a la quinta y nos enteramos
de la renuncia de Ramón Díaz. Ahí ya no nos detuvo nada
más que el futuro. Felices los tres
nos miramos y dijimos: sí, la de Lucky Luke también
y la de Reggiani, que ya la tenemos, no importa.
A alguien se la regalamos
un día de éstos. Otro domingo perfecto.

Oh

mayo 31, 2010

¡Exhibición! ¡Exhibición! Se llama
El fútbol: su poesía y la nuestra.
En materia de paisajismo
no es distinta de aquel sofá
donde comíamos bizcochitos de grasa
acabado el cigarro caro agridulce.
Oh-Yon Suk,
se repite la historia
veinticuatro años después
vuelven a enfrentarse Argentina y Corea.
(more…)

Amaro

mayo 18, 2010

En el baño de este bar se compuso muy poco.
Un día como hoy, hace diez años,
acá compuse como loco.
(more…)